banner-historia

La Sociedad de cazadores “El Narcea” da sus primeros pasos allá por el año 1989 cuando un grupo de aficionados a la caza inicia todos los trámites necesarios para que finalmente, tras mucho trabajo, en 1991 fuese aprobada y constituida la hoy denominada Sociedad de cazadores “El Narcea”. Ésta sociedad gestiona desde entonces el Coto Regional de Caza nº 128, ubicado en su totalidad dentro del concejo de Cangas del Narcea, siendo uno de los más extensos de Asturias.

Desde el principio los principales objetivos   perseguidos han sido mantener el desarrollo de las especies cinegéticas, su control, su protección a la vez que se afrontan los diversos perjuicios que puedan causar en bienes o cultivos, tal y como establece la vigente legislación. A su vez se colabora activamente en la conservación del medio natural y en la erradicación del furtivismo facilitando la actividad cinegética de una manera ordenada, lo que ha contribuido decisivamente a la recuperación de las especies en todo el ámbito del municipio.

Se debe hacer especial mención a las actuaciones que a lo largo del tiempo se han realizado en la recuperación de la perdiz roja, que después de pasar años difíciles actualmente presenta una más que notable densidad, siendo hoy día sin lugar a dudas uno de los mejores cotos de caza menor en el Principado de Asturias. A ello ha contribuido decisivamente intervenciones como la siembra de terrenos, la redistribución de ejemplares, o el mantenimiento de extensos refugios permanentes de caza menor en lugares estratégicos del acotado.

Como un servicio complementario tanto para los socios como para cazadores en general se dispone de una zona de prácticas cinegéticas, donde se realizan sueltas de perdiz y codorniz que permite a lo largo de todo el año el poder entrenar a los perros de muestra, así como disfrutar del deporte de la caza.

Para la realización de todos estos proyectos de gestión de las especies cinegéticas se cuenta con el asesoramiento técnico necesario a efectos de control, seguimiento y censo de las distintas poblaciones de fauna silvestre dentro del coto, estableciendo los pertinentes planes anuales de gestión de la superficie acotada.

Cabe subrayar el convenio de colaboración suscrito hace ya varios años con la Fundación Oso Pardo, por el cual el apoyo entre ambas asociaciones es mutuo, colaborando conjuntamente en la protección del Oso Pardo Cantábrico. Los cazadores de esta Sociedad tienen totalmente asumida la importancia de esta especie así como el peligro que corre y aportan todo lo que está de su mano para su conservación.

También es destacable el acuerdo alcanzado con el Gobierno del Principado de Asturias que permite practicar la caza dentro del Parque Natural de las Fuentes del Narcea, en el cual está incluida una parte importante de la superficie total de nuestro coto, lo que supone un reconocimiento expreso a la gestión cinegética llevada a cabo a lo largo de la vigencia del coto por esta Sociedad.

Todo ello permite asegurar que fundamentado en los esfuerzos realizados durante años pasados, el futuro cinegético está plenamente asegurado, siendo partícipes de ello los miembros de esta Sociedad que han entendido que la práctica de la caza debe ser plenamente compatible con la conservación medioambiental, ya que es lo que permite la sostenibilidad de las especies.